8 de febrero de 2007

La Bacanería Como Propuesta de Cultura de Paz.

Los estudiosos de los fenómenos sociales nos dicen que donde exista injusticia estructural escasean los valores compartidos.
La crueldad y el horror generan frustración, malestar. Sin embargo, aún en condiciones extremas, encontramos a personas optimistas que encuentran soluciones para sobrevivir con dignidad.
Los bacanes y las bacanas perciben "el mundo como es" y no les satisface la actual vida guerrera. Es una lucha permanente entre naciones estados y empresas transnacionales. Por eso se imaginan “un mundo cómo debe ser", en convivencia pacifica. Asumen a la bacanería como una idea que se debe ejecutar en el presente con acciones directas libertarias. Acciones de democracia radical. Un proyecto igualitario para realizar en la diversidad cultural.
La bacanería es nuestra propia manera de concebir la vida digna. Es un valioso recurso anímico social para impulsar y acompañar cualquier intento de detener la negación de tantas vidas. Sabemos que todavía hay muchas bacanas y muchos bacanes capaces de autocrearse desde el feliz acontecimiento de estar vivos.
Sabemos también que los humanos somos lo suficientemente inteligentes para autotransformarmos. Que tenemos la capacidad para autocumplir nuestra propia profecía. Que podemos evitar tanto dolor y sacrificio de vidas humanas promoviendo, en cualquier parte del planeta, el desmonte de la cultura de la guerra, la conocida y vieja guerra por el lucro desaforado.
Guerra renovada con el refinamiento salvaje de los negocios transnacionales globalizados en el entorno cibernético y por la posesión territorial de los recursos naturales donde la fuerza física, la militar, se impone como amenaza o como agresión violenta. Cómo superar todo esto, es el gran reto de los humanos en el siglo XXI. Los bacanes y las bacanas aportan un concepto optimista de la vida que anima a construir un mundo mejor. Aportan un proyecto de vida planetaria. Para los bacanes y bacanas la bacanería es algo muy serio, que conlleva una valoración ética. Todos sabemos bien que el horizonte se desplaza con nosotros y que en el camino la propuesta de bienestar colectivo se reformula constantemente, con imaginación y con crítica creativa.

1 comentario:

Gracias por visitarnos.