5 de enero de 2009

La condición de bacán o bacana se tiene que actualizar y confirmar permanentemente.


Existe una bacanería íntima. Está en el interior de cada uno de nosotros. Es simultáneamente emoción y pensamiento.
No existe el ideal de la persona absolutamente y definitivamente bacana. No se es bacán o bacana desde siempre y para siempre.
La condición de bacán o bacana se tiene que actualizar y confirmar permanentemente. Uno está, o no, siendo bacán o bacana en el momento, en el ahora.
La bacanería es discreta, cada uno se responderá así mismo cuan bacán o bacana se siente interiormente. En últimas será la comunidad a la que pertenecemos quien nos dirá si nuestra percepción es adecuada o no. Recordemos que la bacanería es íntima, social y planetaria.